viernes, 14 de diciembre de 2012

Arenas movedizas

Yo recuerdo que algunas mañanas de domingo, mis ocho años y yo trasteábamos entre los CDs de mi hermano, buscando "Usar y tirar" para escuchar Llamando a la tierra o Quédate a dormir. Su anterior CD (Para no ver el final) ya me voló la cabeza de forma considerable (es que la voz de Tarque no es de este planeta, qué va). Pero bueno, voy a intentar contaros de forma totalmente subjetiva y pava qué pasó por mi cabeza cuando escuché "Arenas movedizas".
La canción que abre el CD es Para decirte adiós. Me recuerda todo el rato a canciones del disco anterior y un buen rollo me recorre al escuchar su letra "para volver a ser yo, para decirte adiós" (muy en plan "eh, que te jodan"). Sigue Vidas desiertas y cómo me gusta esta canción, sin duda una de las que más. Es sin duda esa canción que todos (bueno, yo) queremos escuchar en medio de una infinita carretera con el sol calentando el cristal de las Ray-Ban. La tercera canción es el single del disco, Escucha mi voz, y es como un grito, una llamada de atención., un "oye, estoy aquí, sigo aquí". He de decir que yo haría caso a la letra y me pasaría la vida escuchando su voz. Después llega Cuando el camino duela que sigue con ese rollo sureño que engancha, muy en su linea. Ahora llega la que es para mi otra de las joyas del repertorio y lo digo con toda certeza. Noche de aullidos no es solo una de las que más me gusta de este disco,m sino de toda la discográfica de estos hombres. La letra llega dentro del todo "no me abandones nunca más". Ay, la sexta canción. La sexta canción es mi favorita por encima de todas y desde aquí pido al mundo que sea próximo single o que Tarque se presente en el salón de mi casa con una acústica y la toque mil veces seguidas. El ritmo de Ritual me engancha y no puedo parar de tararearla, su letra... Bueno, no tengo nada que objetar sobre la letra. De repente el ritmo baja con la siguiente canción, una lenta, Nadie se acordará de ti. Una canción para cuando estás mal y quieres sentirte peor, cuando estás solo o quieres estarlo. La siguiente sigue la línea de la anterior, suena su voz entre los pocos instrumentos. Solo el viento. Es perfecta para escucharla en tardes de invierno, con lluvia... Va llegando el final del disco y empieza a subir el ritmo de nuevo, suena la canción que da título al CD, Arenas movedizas, empieza diciendo algo como "un rio de gasolina y una cerilla en la mano por si decide volver". Para cerrar el disco, no podría haber nada mejor que esta canción. Rock and roll del siglo XXI. Guitarras y bajo, rocanrol, es como un repentino chute de energía muy necesario. 

Y bueno, no creo que haya dicho todo lo que tenía que decir sobre el disco, lo que sí creo que ha quedado claro es que me encanta y que estoy deseando escucharlo en directo. Os pido (obligo y exijo) que lo escuchéis y le prestéis un poco de atención porque merece la pena tanto como los anteriores.

Texto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada